Cornelius & Sweet Bizarre

Papás al natural

crianza, crianza respetuosa, operación pañal

Operación pañal

Operación pañal

Operación pañal

Así es como hemos vivido la operación pañal con Cornelius Jr. O mejor dicho como hemos vivido SU operación pañal.

Para empezar voy a recordar una frase de Alberto Soler, psicólogo valenciano:

Al igual que sería ridículo forzar a un niño a caminar el primer invierno después de cumplido el año, también es ridículo esperar que un niño deje el pañal simplemente porque es el primer verano después de cumplidos los dos años.

Al igual que Alberto, nosotros no creemos que haya un momento para dejar el pañal. Es un proceso madurativo que tiene que emprender el niño y su cuerpo. Y puede que se dé a los dos, a los tres, a los cuatro o hasta los seis años.  En el caso de Junior ha sido a los dos años. Y voy a explicar como ha sido el proceso.

Allanar el camino

Como en todo proceso madurativo, no creemos que haya que enseñar, insistir o forzar al peque. Pero sí es interesante dejarle el camino libre para que él pueda tomar sus propias decisiones. Como en otras entradas en el pasado y en el futuro, aceptamos la capacidad del peque de poder tomar decisiones. Nosotros pensamos que los niños de dos años tienen capacidad de elegir entre las opciones que tienen y seguro que su elección es más acertada que la nuestra porque nadie más que uno mismo sabe lo que es mejor para él.

Por eso, acercándonos a los dos años, compramos el asiento de inodoro y orinal de IKEA por 10,98€. Se lo enseñamos a Junior y le explicamos que eso es para cuando él quiera hacer pipi o caca sin el pañal, que nos puede avisar y le ayudamos. Inmediatamente quiso probarlos, aunque solo jugando, lógicamente. Con eso ya entendió de lo que iba el tema.

Guiar

No nos agobiamos y salimos corriendo cuando hay un pipi como si fuera un incendio a apagar y Junior la manguera.

Como ya he comentado, creemos que sus decisiones en la operación pañal están por encima de las nuestras. Por eso, junto con estos dos objetos, le fuimos dando algunas indicaciones.

  • Puedes hacer lo que quieras, hacerlo en el pañal, en el orinal o en el asiento.
  • Puedes ir en pañal por la casa, en calzoncillos o desnudo, como prefieras, como te sientas más cómodo.
  • Si tienes pipí y no ves que te lo puedas aguantar, hazlo aunque estés vestido, en calzoncillos o desnudo. Papá o mamá lo limpian después.
  • Si estás desnudo, vestido o en calzoncillos y nos avisas a tiempo, te podemos llevar al asiento o al orinal, pero si no aguantas hasta llegar, no pasa nada.

Aparte de explicarle esto, no nos entremetimos más en este tema. Ni nos agobiamos y salimos corriendo cuando hay un pipi como si fuera un incendio a apagar y Junior la manguera. Cuando decía/dice pipi, le preguntamos que quiere hacer y si dice baño, le acompañamos tranquilamente.

Las decisiones de Junior

Con todos estos datos, Jr ha decidido que hacer en cada momento. Desde el principio, decidió quitarse el pañal, al principio de día y después también de noche. Hemos tenido un par de accidentes de noche. Nada que no pueda remediar Ariel Actiliv.

También hemos tenido algunos accidentes de día. Cuando nos ha pedido que le llevemos al baño. Pero desde hace poco más de un mes ya no ha vuelto a llevar pañal, salvo en un par de ocasiones por razones que cuento más abajo. El pobre se consigue aguantar cuando estamos fuera de casa.

Nunca lo ha hecho en el orinal, se decantó por el baño. En el orinal se sentó un par de veces pero no llegó a hacer nada.

Los accidentes

En cada accidente que ha tenido le hemos explicado que no pasa nada, que es normal que se haga pipí encima. Que su cuerpo está aprendiendo a gestionarlo y que poco a poco le pasará menos. Y sobre todo, mantenemos la calma e intentamos no asustarle más. La cuestión es que ha tenido muy pocos accidentes, sobre todo la primera semana. Y ahora, nos avisa ya con bastante adelanto y vamos y lo hace perfecto. La caca le cuesta mucho y le decimos lo mismo que le decíamos cuando tenía el pañal: “respira hondo”, “haz fuerza”.

En cada accidente que ha tenido le hemos explicado que no pasa nada, que es normal que se haga pipí encima.

Resultado final

En menos de un mes y medio, Junior se ha quitado él solo el pañal. Nosotros solo le hemos dado pistas de como hacerlo y sin prisas. Se lo ha quitado, pero si no lo hubiera hecho, estaríamos igual. De hecho, cuando empezamos el proceso compramos tres paquetes enormes de pañales de la talla 5 pensando en que los usaría. Así que nos ha sorprendido como ha conseguido quitarse el pañal y ahora estamos vendiendo los pañales que además son ecológicos.

Váter plegable / Asiento de váter

Al principio he dicho que explicaría un par de veces en que le hemos puesto pañal de nuevo. Estando fuera de casa, lo llevamos a baños de bares y parece que no le hace gracia. Sobre todo porque tenemos que estar agarrándolo y se agobia. Este verano estuvimos en una casa alquilada en Torrevieja y allí sí le iba bien, pero al salir a comer fuera, no. Cuando no podía aguantarse, le ofrecíamos un pañal y aceptaba. Se lo poníamos, lo hacía y se lo volvíamos a quitar si él quería, que era siempre. Una de estas veces, no llegamos a tiempo y lo hizo en el coche. Afortunadamente tengo un coche grande donde se puede estar de pie, y lo hizo sobre el suelo, que es más fácil de limpiar que sobre los asientos.

Nuestra última adquisición es esta maravilla de váter plegable. Es tanto un mini váter como un asiento de váter. Para que pueda hacerlo sentado en el parque o en un váter de bar.

Síguenos en

2 Comentarios

    • Cornelius

      ¡Muchas gracias por incluirme! Significa mucho para mí. Desde que empezaste tu blog te sigo y me encanta lo que escribes.

Leave a Reply

Tema creado por Anders Norén

Si te ha gustado esta entrada, síguenos en

RSS
Facebook
Facebook
INSTAGRAM