Estoy harto de los docentes que se pasan la vida diciendo que la figura del profesor/maestro hay que respetarla solo porque lo son. Yo respeto a algunos docentes por lo que son, no porque lo son. O sea, porque en realidad se ganan el respeto. Porque luego veo burradas de profesores que merecen de todo menos respeto. Como el artículo de opinión A demandade elPeriódico Extremadura. 

Ramón Gómez Pesado no es un profesor, es más que eso, es el director y jefe de estudios del instituto IES Ágora de Cáceres. No tengo el currículo de esta persona, pero entiendo que ha de tener ciertos estudios. Sin embargo, en una primera lectura de su opinión demuestra una total ignorancia sobre el tema del que habla. Si profundizamos aún más podemos ver que cae en una falacia “post hoc ergo propter hoc” digna de una España profunda que se aleja totalmente de un sistema educativo cuanto menos aceptable. Según este señor que probablemente no tenga estudios de medicina, pediatría y/o psicología, la lactancia a demanda va a acabar “haciendo personas insolidarias, egoístas, exigentes, vehementes, nerviosos, impacientes, impresentables, en definitiva, pequeños monstruos que, desde su más tierna edad, les hemos ido enseñando a hacer lo que le salga de «sus demandas»”. 

Zapatero a tus zapatos

A estas alturas de la película el que ha tenido un poco de interés en conocer sobre la alimentación infantil, salud infantil y concretamente sobre la llamada “lactancia a demanda”. Con poco interés que haya puesto, se habrá enterado que la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría (AEPED), United Nations International Children’s Emergency Fund (UNICEF) y la American Academy of Pediatrics (AAP), recomiendan la lactancia a demanda por alimentación y salud tanto del bebé como de la madre. El que haya tenido más interés, además habrá podido encontrar artículos sobre sus beneficios psicológicos: Beneficios psicológicos de la lactancia materna, Lactancia materna prolongada. Tanto en lo que a salud y alimentación se refiere como a los beneficios psicológicos está basado en estudios serios realizados por profesionales en cada ámbito. Pero al director del instituto IES Ágora de Cáceres no le parecen válidos. Lo resume todo a una moda. Vamos que la ciencia que lleva detrás que miles de hombres se hayan dejado barba es comparable a todas las instituciones nombradas antes.

Mezclando churras con merinas para negar la realidad

Para continuar, mezcla una necesidad del recién nacido con los regalos que se le dan en cumpleaños y con la permisividad en la infancia y adolescencia. Y termina diciendo la frase que ya he puesto más arriba sin tener en cuenta que este mundo YA está lleno de “personas insolidarias, egoístas, exigentes, vehementes, nerviosos, impacientes, impresentables” y la mayoría no se han criado con lactancia a demanda y sí con cinturón, gritos, amenazas, premios y castigos, etc.

Pero lo peor es que siendo un director y jefe de estudios, contradice los estudios de profesionales con el “amímefuncionó”. Le falta poner que lo primero que hay que hacer al recién nacido es darle con una chancleta porque a él le dieron con una y ahora es director y jefe de estudios donde según sus palabras, enseña que los estudios serios realizados por profesionales no sirven para nada porque solo son modas. Entonces, ¿para qué sirve estudiar? O mejor dicho, ¿para qué sirve estudiar en un instituto dirigido por este señor? O aún mejor dicho, ¿para qué sirve estudiar en este sistema educativo donde se aceptan directores de la calaña de este señor?

Si yo tuviera a mi hijo en este centro, lo sacaría ipso facto y no sé si llevaría a Ramón Gómez “a demanda”.

Síguenos en