Definitivamente mi hijo es un súper bebé destinado a convertirse en un superhéroe del estilo de Superman. No me cabe la menor duda. En los 18 meses que lleva de vida y contra todo pronóstico, ha conseguido hitos que todo el mundo considera imposible. A saber:

  • Superó los cólicos sin ayuda de reuterí. Solo con brazos y mimos. Aunque lo gracioso es que nos recetaron el reuterí meses después de que los superara.
  • Desde el principio, duerme del tirón sin aplicar métodos tipo Estivill, el potro o cualquier otro tipo de tortura aplicable a humanos o bebés.
  • Ha sobrevivido al colecho pese a que todo el mundo advierte de un gran riesgo de SMSL.
  • Come como cualquier otro humano desde sus seis meses es capaz de elegir lo que le apetece dentro de las opciones para comer. Aunque algunos dicen que un bebé no tiene la capacidad para gestionar la comida. Y nunca se ha atragantado más allá de lo que nos solemos atragantar los adultos generalmente.
  • También es capaz de tomar otras elecciones de cosas más o menos simples, demostrando que sabe lo que quiere. Por encima de la opinión de la mayoría de personas que dicen que los bebés no saben lo que quieren y no tienen «vos» ni voto.
  • Aprendió solo a hacer la croqueta, a levantar el pecho, a gatear y finalmente a andar, aunque muchos decían que si no le ayudábamos a hacerlo nunca aprendería. Este punto en concreto me hace mucha gracia porque para demostrar esto aunque fuese empíricamente, tendría que haber adultos que fueran gateando al trabajo o simplemente no se movieran de la cama porque nunca les enseñaron.
  • Todos los médicos que lo ven dice que está bien nutrido aunque hasta los 12 meses se alimentó principalmente de teta. Y hasta los seis exclusivamente de teta.
  • A pesar de que le hacemos todo o casi todo nosotros, él ha decidido hacer cosas solo. Por ejemplo la ropa ya se la quita él o quiere limpiarse los dientes, etc. Mostrando claramente su necesidad de independencia. Cuando todo el mundo dice que si le haces todo nunca va a valerse por si mismo, va a ser dependiente de nosotros.
  • Entiende casi todo lo que le decimos y responde, a su manera pero responde. Mientras que mucha gente opina que los niños no entienden nada de lo que se les dice.

En resumen, ha conseguido hacer cosas por encima de lo que un ser humano normal puede hacer, según la opinología general. La realidad es que no ha hecho nada que no pueda hacer cualquier bebé de su edad si los que le rodean, le dejan. Eso es lo que mi mujer y yo creemos y por eso le hemos dado esa libertad en todo.

Pero viendo que nadie opina igual, debo estar equivocado y eso me gusta porque entonces mi bebé es Superman. Ta ta taaaaa, tatatatatá. (esto se supone que es la banda sonora de Superman)

Síguenos en